Mediar y Conciliar, ¿son sinónimos? Hace unos días publicábamos un artículo sobre las conciliaciones que había habido el último año en la Región de Murcia, unas 4.000. Un número en crecimiento, que permite entrever que la sociedad ha empezado a tomar caminos alternativos a la vía judicial. Por otra parte, es frecuente emplear como sinónimos el término mediación y conciliación. Si bien tienen un objetivo común a grandes rasgos, es decir, resolver conflictos, su metodología es diferente.

Por un lado, está la Mediación: su finalidad es conseguir la solución de un conflicto entre partes. Los principios que guían la mediación son la confidencialidad, la voluntariedad, la oralidad y la comunicación entre las partes. La imparcialidad del mediador interviniente y la neutralidad del mismo frente a la materia traída a cuestión. Es decir, son las partes las que deben buscar la solución. Mientras tanto, el mediador promueve diferentes opciones, además de un ambiente pacífico. Nunca decide la solución por las partes.

Por otro lado, está la Conciliación: con esta vía las partes buscan alcanzar un acuerdo con la colaboración de un tercero imparcial, al que se denomina conciliador. En este sentido, esta figura  propone soluciones que las partes pueden aceptar o no.

La clave entre Mediar y Conciliar radica en la figura de esa tercera persona. Esta figura interpreta un papel diferente en cada disciplina.

De esta forma, un acuerdo alcanzado en mediación tiene más posibilidades de cumplirse que uno ofrecido en conciliación. Esto se debe a que, a través de la primera vía, la solución ha sido planteada por las partes, en base a sus propios intereses y posibilidades. No obstante, a través de la conciliación, la figura del tercero dará la solución que él mismo considere mejor. Puedes ser la decisión más óptima para ambas partes, pero el hecho de no haber sido decidida por ellas, dificulta que, finalmente haya un acuerdo.

Si quieres saber más sobre Mediación, no dudes en leer acudir a nuestro blog.